Estos son los beneficios de quedarte en casa el fin de semana

¿Tú también eres de los que está deseando salir de clase para llegar a casa? Lo cierto es que las personas hogareñas son cada vez más numerosas, sobre todo debido al estresante ritmo de vida y a la contaminación atmosférica y acústica.

Resultado de imagen para fin de semana en casa

Al llegar al hogar, podemos ser nosotros mismos, relajarnos, descansar y ser felices. Allí podemos redescubrirnos, practicar nuestros hobbies preferidos y disfrutar con nuestros seres queridos.

Pero, ¿es tu hogar un lugar acogedor? Si aún no lo es, deberás ojear algunas revistas de diseño, ya que este sector es fundamental para lograr que toda tu casa esté en armonía contigo y el entorno. Intenta maximizar la luz, deshacerse de todos los objetos inútiles y dejar en lugares visibles ciertos objetos que evoquen un momento de alegría o de paz. Una vez que consigas esta perfecta atmósfera, sentirás siempre las ganas de estar en casa.

Resultado de imagen para fin de semana en casa

Hace años la tendencia era asistir a todos los eventos sociales, aunque lo que se lleva actualmente es perderse en el recogimiento. A todos nos gusta salir de vez en cuando, aunque si la fiesta se convierte en un hábito demasiado continuo, puede llegar a convertirse en una afición insana. Nuestro cuerpo necesita descanso, por lo que es importante equilibrar las salidas y el tiempo que pasamos en casa.

Para cumplir este objetivo, es importante que abraces algunas rutinas que te ayuden a disfrutar del Me Time, los momentos que debes dedicar para ti. Varios estudios han demostrado que la cocina y la repostería combaten la depresión, la ansiedad y el estrés. Si quieres relajarte y encontrar tu lugar en el mundo, ¿por qué no cocinar para tus padres o tus amigos? Los mismos beneficios aporta la jardinería. ¿No tienes un patio en casa? Crea tu propio invernadero o compra un par de plantas de interior.

Resultado de imagen para fin de semana en casa

¿Te aburres? No te preocupes, es bueno. Las personas, cuando no saben qué hacer, dejan volar la imaginación, se vuelven más altruistas y más empáticas. A estas conclusiones llegaron los científicos de la Universidad de Limerick, en Irlanda.

Jossué Tezén

Fuente: Universidad de España.