Sorprendentes objetos que la KGB confiscó a espías occidentales (Fotos)

Entre las armas utilizadas por espías en territorio soviético figuran diferentes objetos camuflados, un bastón con un cuchillo dentro y una pistola escondida en un libro, entre otros.

Sorprendentes objetos que la KGB confiscó a espías occidentales (parte 2)

El portal Russia Beyond The Headlines (RBTH) publica la segunda parte de una curiosa lista de armas y demás objetos que los servicios de inteligencia soviéticos han confiscado a espías extranjeros durante el último medio siglo.

Aparato de transmisión de datos secretos camuflado en una cepa

La KGB encontró un aparato de transmisión de datos estadounidense de última tecnología camuflado en una cepa en la región de Moscú, cerca de una base del escudo antimisiles. El aparato enviaba información sobre el armamento a través de un satélite espía.

Contenedores que permitían estar en contacto con agentes

A través de los escondites en los contenedores (que solían ser de plástico, metal o madera) los agentes extranjeros recibían información sobre su próxima misión, códigos secretos o dinero.

Iliá Ogariov

Equipamiento de Alexánder Ogoródnik, diplomático ruso y agente de la CIA

El segundo secretario de la Embajada de la URSS en Colombia fue reclutado por la CIA a principios de los 1970. El espía fue descubierto por la KGB y se suicidó cuando lo intentaron arrestar en junio de 1977 en Moscú. La CIA no sabía que Ogoródnik había muerto, lo que le permitió al KGB localizar a sus contactos extranjeros en Moscú.

Iliá Ogariov

Un cuchillo de Alexander Ogoródnik y un escondite de Martha Peterson

La oficial de la CIA Martha Peterson, que trabajó de forma encubierta como diplomática en Moscú, colocó un contenedor secreto camuflado en una piedra en el puente Krasnoluzhski. En el momento en el que puso el contenedor, fue detenida por la KGB y expulsada del país como persona ‘non grata’.

Iliá Ogariov

Radiotransmisor incorporado en un magnetófono

A menudo los especialistas de los servicios de inteligencia extranjeros incorporaban radiotransmisores dentro de los magnetófonos, que les permitían contactar con sus agentes en la URSS.

Iliá Ogariov

Bastón con una cuchillo dentro

Un bastón con un cuchillo dentro fue un arma bastante popular entre los agentes de los servicios de inteligencia extranjeros. EL cuchillo se sacaba del bastón como si fuese una espada y se desplegaba convirtiéndose en una especie de lanza. Algunos bastones tenían un pomo pesado y se podían utilizar en el combate como una macana.

Iliá Ogariov

Pistolas-ruleta y bolígrafos-pistola

Las llamadas pistolas-ruleta ‘Le protector’, de fabricación francesa, tenían espacio para diez balas. Era una pistola pequeña y cómoda, no se veía cuando un espía la tenía en la mano. Esta arma era peligrosísima en un encuentro a corta distancia. Los bolígrafos-pistola disparaban solo una vez.

Iliá Ogariov

Cuchillos con filo volador

Algunos cuchillos tenían un hoja que salía disparada, permitían al espía defenderse del enemigo si este intentaba detenerlo.

Iliá Ogariov

Minicámara de fotos de un espía japonés

Minicámara de fotos confiscada por la KGB a un espía japonés en el Lejano Oriente en 1942.

Iliá Ogariov

Pistola escondida en un libro

El ‘Libro de economía política’, que escondía dentro una pistola húngara Liliput Kal de calibre 6,35 mm del año 1925, fue confiscada a un espía alemán justo antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Iliá Ogariov

Escondite

Los contrabandistas guardaban el dinero en barras de madera y los espías escondían allí la documentación secreta.

Iliá Ogariov

Maletas de un diplomático japonés

En diciembre de 1935, dos ciudadanas de la URSS intentaron salir del país metidas dentro de las maletas de un diplomático japonés. La ropa del diplomático no pudo ser registrada, pero debido a que hacía muchísimo frío y en la frontera con Polonia hubo un retraso, una de las mujeres no aguantó y fue descubierta. Al final, las dos fueron detenidas.

Iliá Ogariov

Parte del fuselaje del avión-espía estadounidense U-2

El piloto estadounidense Francis Powers, que realizó un vuelo espía sobre el territorio de la URSS en el avión U-2 (en la foto aparece una parte del fuselaje) fue derribado el 1 de mayo de 1960 por los soviéticos cerca de la ciudad Ekaterimburgo.

Iliá Ogariov

Post: Francisco Yos

F/ RT