Remedios naturales contra el edema linfático

Foto: l-de-linfa.blogspot.com

El edema linfático o linfedema es una enfermedad crónica causada por la acumulación de líquido linfático en los tejidos, que se traduce con la hinchazón de una parte del cuerpo. Este líquido linfático, también llamado linfa, suele ser amarillento y transparente y contiene nutrientes, glóbulos blancos y anticuerpos.

Las principales causas de esta condición se clasifican en primarias y secundarias. Las causas primarias generalmente son raras y se deben a un desarrollo anormal del sistema linfático al nacer. En cuanto a las causas secundarias, las más comunes son causadas por cáncer, cirugía, infección o por un accidente que haya provocado daños en el sistema linfático.

Foto: clinicazurbano.com

En ausencia de tratamiento, el linfedema progresa de forma crónica y puede causar complicaciones tales como infecciones de la piel. Esto puede alterar significativamente la vida de la persona afectada y provocar dolor, discapacidad y consecuencias psicológicas.

De acuerdo con el estudio de la International Society of Lymphology, esta enfermedad crónica puede evolucionar durante 3 etapas. No obstante, también hay una etapa subclínica, llamada etapa cero, donde los vasos linfáticos ya están afectados y la capacidad de transporte del sistema linfático se reduce, aunque todavía no hay síntomas visibles.

Foto: libredevarices.com

Remedios:

Muchas hierbas son conocidas por sus aplicaciones medicinales gracias a su capacidad de aumentar el flujo linfático, minimizar la hinchazón y reducir la inflamación.

Trébol de olor amarillo:

El trébol de olor amarillo es una planta medicinal que se utiliza por sus propiedades antiinflamatorias y protectoras del sistema vascular.

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de trébol de olor amarillo seco (10 g)
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación:

  • Calienta el agua hasta que llegue a ebullición y añade el trébol de olor amarillo.
  • Deja reposar durante unos 10 minutos.
  • Filtra y bebe de 2 a 3 tazas por día.

Foto: album.es

Rusco o escoba de carnicero:

Planta medicinal conocida por sus propiedades antiinflamatorias y vasoconstrictoras. Es venotónico, lo que significa que permite un mejor aumento de la sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de raíz de rusco (30 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación:

  • Hierve el agua, añade la raíz de rusco y deja reposar durante unos 10 minutos.
  • Filtra y sirve templada.

Foto: istockphoto.com

Jengibre:

Generalmente preparado en forma de infusión, el jengibre mejora la circulación y puede reducir significativamente la inflamación y el dolor asociado.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de jengibre fresco (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Limón (opcional)
  • Miel (opcional)

Preparación:

  • Corta el jengibre fresco en láminas finas y calienta el agua a fuego medio hasta hervir.
  • Cuando llegue a ebullición, vierte el agua sobre la raíz de jengibre y deja que infusione por unos minutos.
  • Si lo deseas, agrega una cucharada de miel pura y un trozo de limón y sirve un vaso grande.

Foto: mejorconsalud.com

Antes de acabar, debes tomar en consideración que el linfedema es una enfermedad crónica que es importante diagnosticar y tratar en la etapa inicial, para evitar muchas complicaciones y repercusiones negativas para la salud en el futuro.

Tomado de: mejorconsalud.com