¿Tu relación es tóxica? Podrías estar saliendo con un patán

¿Todo el tiempo quiere saber qué haces y con quién estás? ¿Se molesta contigo si no haces lo que te pide? ¿Te da instrucciones de cómo hacer las cosas para asegurarse que no te equivoques?

Si tú o una amiga o un familiar se encuentra en esta situación, existe la posibilidad de estar frente a un verdadero patán.

Así lo asegura la mexicana Tere Díaz Sendra, psicoterapeuta de familia y pareja en su reciente libro “Cómo identificar a un patán”.

“Parece mentira que en un siglo donde estamos evolucionando en conciencia de género e igualdad, se siga presentando gente a la consulta con situaciones, sobre todo de mujeres, que son presas fáciles de ciertas conductas posesivas y de control, con bastante más frecuencia de lo que uno creería”, dice Díaz Sendra, que también se dedica a la prevención y atención de la violencia doméstica.

¿Qué es ser un patán?

Es una persona grosera, ruda, brusca e irrespetuosa. Todos de alguna forma en mayor o menor medida podríamos en algún momento dado tener alguna acción “patanesca”.

El libro “Como identificar a un patán” aborda los rasgos de una persona que hace generalmente uso y abuso de ciertos privilegios para poder controlar, dominar y someter a otra persona para sus propios deseos, intereses, necesidades y conveniencias.

¿Cuál es la estrategia del patán?

Hay una cierta clasificación “ficticia” de los patanes. Porque depende desde dónde actúan y qué es lo que los impulsa para usar distintas estrategias.

En términos generales, la estrategia del patán es entre seducir, manipular y asustar desde las amenazas.

Los más peligrosos, que llamamos perversos patanes, tienen una conducta, y a veces un trastorno, de perversión narcisista en donde se requiere tener a la presa totalmente invalidada, silenciada, mistificada hasta hacerle creer que por su culpa estamos como estamos, que nadie la va a querer, que no tiene recursos para otra vida, etc.

Características de un patán

  • Presume de sus conquistas y ligues.
  • No invierte en la pareja.
  • Tiene un comportamiento irrespetuoso.
  • Quiere ser el protagonista.
  • Las emociones ajenas no importan.
  • Es controlador y posesivo.
  • Difícilmente toma responsabilidad de sus reacciones y actos.
  • Desprecia a los demás, incluida la pareja, si no son de su “talla”.
  • Une la burla, el sarcasmo y la ironía como la dulce cereza del pastel del maltrato.
  • Prioriza su satisfacción y sexualidad.
  • Es mentiroso.
  • Niega el conflicto.
  • Divide, aísla y vence.
  • Te atrapa su forma de hablar.

ft. elmundo.sv