Efectos dañinos del sol sobre tu piel

Foto: teresasjuicery.com

El sol es fundamental para la vida y aporta muchos beneficios: sustenta la vida fotosintética de las plantas y produce la vitamina D en los humanos. Sin embargo, para poder disfrutar de estos aspectos positivos, la exposición al sol debe ser moderada, evitando así los efectos dañinos del sol sobre nuestra piel.

En efecto, aunque la exposición solar es buena, hay un límite más allá del cual puede ser nociva para la piel, para los ojos y para la salud en general.Las principales consecuencias negativas del sol sobre la piel van desde la aparición de arrugas y manchas o el envejecimiento prematuro, hasta quemaduras, reacciones fotoalérgicas e incluso, cáncer de piel.

Las quemaduras solares:

Casi todas las personas han experimentado alguna vez en su vida los desagradables síntomas de una quemadura solar sobre la piel. Después de un día soleado en la playa o en la montaña sin la protección adecuada, el dolor y la incomodidad que sentimos por la noche son difíciles de olvidar.

Cuando sufrimos una quemadura solar, la piel se pone roja y, en ocasiones, pueden aparecer ampollas e inflamación. La piel se siente caliente y duele con el simple roce de la ropa. En algunos casos, se puede presentar también fiebre y deshidratación; incluso en casos extremos las quemaduras pueden ser de segundo grado.

Los causantes de estas quemaduras son los rayos UVB. Estos producen el engrosamiento de la epidermis como una reacción de protección de la piel ante la radiación solar. Los síntomas aparecen unas horas después de la exposición al sol, y su intensidad varía dependiendo de varios factores, principalmente el fototipo de piel.

Foto: clientes.laprensagrafica.com

El envejecimiento prematuro:

Los efectos negativos de las radicaciones solares son acumulativos, aunque las exposiciones sean de baja intensidad. Uno de los efectos más visibles con el paso del tiempo es el envejecimiento prematuro de la piel, que es causado en un 90 % por la exposición al sol.

Este efecto negativo se presenta principalmente a través de la aparición de manchas, arrugas y la flacidez de la piel. Estas son causadas por el deterioro del colágeno y la elastina provocado por exposiciones solares repetidas y excesivas.

Los principales responsables del envejecimiento prematuro de la piel causado por el sol, son los rayos UVA. Estos rayos penetran la piel y llegan hasta la dermis, ocasionando la pigmentación rápida y pasajera al oscurecer la melanina.

Foto: topsante.com

La alergia solar:

La alergia al sol puede parecer muy extraña si consideramos que es un elemento que está presente todo el tiempo en nuestras vidas. Y sin embargo, hay muchas personas que la padecen: aproximadamente un 20 % de la población.

Este tipo de patología, en realidad, tiene relación con alergias a otra clase de agentes como ciertos alimentos, el cloro de las piscinas, ciertas cremas y medicamentos o ropa. Posteriormente, la reacción alérgica se activa con la exposición al sol.

Foto: sumedico.com

El cáncer de piel: el peor de los efectos dañinos del sol:

La exposición al sol también puede provocar cáncer de piel debido al daño celular que provocan los rayos UVB. En la aparición del cáncer de piel están involucrados varios factores. Entre ellos se encuentran las exposiciones repetidas y las quemaduras solares, el fototipo de piel, los factores genéticos y la edad.

Las zonas más propensas a desarrollar cáncer de piel son las que más han sido expuestas al sol como la cara, las manos o el cuello. Las quemaduras aumentan considerablemente el riesgo de padecer cáncer de piel. El tipo de piel también es determinante: las personas con piel y ojos claros presentan una mayor incidencia.

Tomado de: mejorconsalud.com